Un Panorama negro, pero no tanto para el seguro