Seguros, ¿líder en publicidad molesta?