¿Seguiremos sin alzar la mano?