IMD2, la revolución pendiente