Se aproxima el final de la recesión, pero la recuperación será lenta