Lo que no hay que olvidar en la nueva economía