¿Lo que el Low Cost se llevó?