¿Logrará la diplomacia ambiental una esperanza para nuestro capital natural?

Imagen del registro