Sanidad privada, ¿un servicio, además de una solución?