A Banca revuelta, ¿ganacia de mediadores?