Hacia el nuevo paradigma de la medida de la supervivencia humana