El sistema salió airoso de la crisis